¡Na, na, na, na, na, Yuawi; na, na, na, na, na, Sauleme!


José Córdova /

Colaborador / Tropicozacatecas.com

VALPARAÍSO. La distancia que existe entre Yuawi, el niño wixárika de ‘Movimiento Naranja’, y Sauleme, un niño wixárika que estudia en una comunidad de Valparaíso, es de sólo un paso.

Este margen de separación entre ambos es el mismo que existe entre un jugador de futbol profesional y, por ejemplo, un profesor, cualquiera, que ha aprobado con un alto puntaje la evaluación de Permanencia de la Reforma Educativa.

Aunque Yuawi y Sauleme, al igual que el futbolista y el profesor, tienen un talento prodigioso, que puede ser motivo de admiración del hombre-masa (como le llamó José Ortega y Gasset), a uno la vida lo ha subido al peldaño de la fama y popularidad nacionales, mientras que a su similar lo mantiene en el escalón del bajo perfil y lo consuela con dejarlo ser reconocido regionalmente.

Sin el menosprecio a la habilidad de estos niños huicholes, es evidente que las redes sociales virtuales son reflejo de lo que es México: su sociedad suele anteponer el interés y gusto por el espectáculo y el show a la satisfacción individual y colectiva por los aspectos escolares y académicos sobresalientes.

 

Vidas similares

La historia de vida de estos dos pequeñines es muy parecida; podría decirse que es casi igual, así como lo es la vida de decenas de infantes que con sus familias han emigrado de la Sierra Madre Occidental, en la parte norte de Jalisco, como consecuencia de la falta de oportunidades, la precariedad y marginación social.

De acuerdo con la etnografía de la cultura wixárika, la población infantil aprende a temprana edad los oficios que les enseñan el papá o la mamá, tales como tocar algún instrumento musical, elaborar artesanías o la siembra de granos y crianza de animales de corral.

Yuawi y Sauleme son muy similares. Ambos tienen 9 años, ambos cursan el cuarto grado de primaria. El primero lo hace en la Escuela Primaria Rural Miguel Hidalgo, asentada en Jerez; el segundo estudia en la Escuela Primaria Rural Niños Héroes, en Ranchito del Tanque, Valparaíso.

Yuawi nació en Nueva Colonia, localidad de muy alta marginación de Mezquitic, Jalisco. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), ahí hay sólo 98 viviendas, pero ninguna con refrigerador, lavadora o computadora. El 82 por ciento de la población habla lengua indígena.

Este pequeño recorrió alrededor de 110 kilómetros para llegar con su familia a Jerez en busca de una mejor oportunidad de vida.

Sauleme también nació en una comunidad de muy alta marginación social, Colonia Hatmasie, perteneciente a Huejuquilla El Alto, Jalisco. Este lugar es habitado por 327 indígenas que moran en 51 viviendas; nadie tiene sanitarios, automóvil ni computadora y 79 por ciento cuenta con electricidad.

Las difíciles condiciones de vida obligaron a su madre Soulyma y a sus hermanos a emigrar 100 kilómetros hacia el oeste, hasta asentarse en Valparaíso.

Historias diferentes

Yuawi jaló la atención de todo un país al difundirse un videoanuncio de un partido político en el que, con vestimenta wixárika y al ritmo de violín, interpreta Movimiento naranja, una canción de 25 segundos que dice: “Movimiento naranja, movimiento ciudadano… na, na, na, na, na; na, na, na…”.

La viralización de esta melodía y el deseo de saber más acerca del niño que la cantaba llevaron a diarios digitales, noticiarios radiofónicos y televisivos, programas de entretenimiento, periódicos y personajes políticos a difundir distintos aspectos de la vida del niño sensación de las redes sociales virtuales.

Basta con escribir en la barra de búsqueda de Google la palabra “Yuawi” y el servidor arroja un millón 110 mil resultados en tan sólo 0.45 segundos.

En este informe hay notas que van desde la piñata de papel maché del niño wixárika, elaborada por la Piñatería Ramírez, de Reynosa, Tamaulipas, hasta la presunta muerte de Yuawi, una fake news que sólo se difunde y genera impacto cuando se trata de una de las más altas celebridades del país.

En el otro lado de la moneda también se encuentra un niño wixárika talentoso, pero, a pesar de que de sus logros escolares han sido difundidos por el aparato de información de la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Zacatecas, no logra posicionarse en el goce y placer del hombre-masa.

Sauleme es un niño que tiene magia en sus manos, sus habilidades para el dibujo las muestra a través de un pincel. La base de cada una de sus obras se encuentra en las matemáticas, en las que evidencia dominio de la ubicación espacial, simetría en sus trazos y geometría de objetos y ángulos.

Mónica Carillo Castañeda, directora de la escuela Niños Héroes, ha sido una firme impulsora de la formación artística de Sauleme y de otros estudiantes wixárikas; “cada vez que pinta para un proyecto escolar, me sorprende, tiene mucha habilidad para plasmar lo que siente y lo que piensa”, narró.

De 2016 a la fecha, ha sido reconocido por obtener primeros lugares y menciones honoríficas en los concursos nacionales de dibujo y pintura infantil El Niño y la Mar, Promoción de la Donación de Órganos y Tejidos y Vamos a Pintar un Árbol.

En sus dibujos siempre son característicos algunos elementos de la ancestral cultura wixárika: vestimenta de sus personajes, ideología y objetos simbólicos.

Su más reciente obra la presentó en la exposición pictórica del Primer Foro Estatal de Educación Indígena y Jornaleros Migrantes, realizado el 28 de noviembre de 2017 en Zacatecas capital; se trata del rostro de un venado de color azul que en la frente tiene incrustado un hikuri (peyote).

 

Un paso de distancia

El margen de separación que hay entre estos dos niños wixárikas puede verse con claridad cuando se escribe la palabra “Sauleme” en la barra de Google; los resultados que arroja apenas rebasan los 6 mil 300.

Algo tiene que pasar para que algún día este país revalore de igual manera a personas con las características artísticas de Yuawi y Sauleme. Algo tiene que pasar para que la distancia entre ambos, efectivamente, sólo sea de un paso.

 

www.tropicozacatecas.com

Facebook: Trópico de Cáncer Noticias

E-mail: tropicodecancerzac@gmail.com

Whatsapp: 4929057539

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Previous Mineros le pega a La Jaiba Brava
Next ¡ÁGUILAS, EN LA CIMA!

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.