Axis Mundi: Nuestro Universo, una mera ilusión


Uno de los problemas más grandes de la física actual, la incompatibilidad entre las teorías relativista y cuántica, parece subsanarse si se da por hecho que el Universo es holográfico, una colosal proyección.[i] Siguiendo el modelo de la teoría de cuerdas propuesto por el físico argentino Juan Maldacena —un universo con nueve dimensiones espaciales, más una temporal—, Yoshifumi Hyakutake, de la Universidad Ibaraki de Japón, junto con su equipo, realizó un par de simulaciones sobre lo que acontece en el horizonte de sucesos de un hoyo negro (el límite entre dicho objeto y nuestro Cosmos, por decirlo de alguna forma) y lo que sucede en un universo monodimensional, donde no existe la gravedad.[ii]

Los resultados de ambas simulaciones concordaron, lo cual parece indicar que este Universo que percibimos es sólo una proyección multidimensional de un Cosmos plano, donde, en verdad, ocurren todos los eventos, algo que siempre ha sido postulado por los grandes místicos de todas las religiones, junto con artistas y escritores como Jorge Luis Borges. Por ende, vivimos engañados por nuestros sentidos y deseos, como descubrió Gautama Siddhartha, el Buda; asimismo, nuestra «realidad» bien puede provenir de un Libro o un Mapa que se proyecta en las cuatro dimensiones aparentes que nos contienen, algo que valida las grandes creencias metafísicas de la humanidad, incluyendo las del arte literario.

Al respecto, en 2008, el astrofísico de partículas Craig Hogan, quien trabaja en el Fermilab, ubicado en Chicago, causó sensación con una asombrosa propuesta: el Holómetro, un experimento diseñado para demostrar si nuestra «realidad» es una mera ilusión, mediante la construcción del reloj más preciso de todos los tiempos. La idea de que el espacio–tiempo, tal vez, no sea completamente liso —como una imagen digital que muestra un pixelado cada vez mayor cuanto más se le aumenta— fue propuesta por el recientemente fallecido Stephen Hawking. Una posible evidencia de este modelo apareció en 2009, en un inexplicable «ruido» que aquejó al experimento GEO600 en Alemania,[iii] el cual buscaba las ondas gravitatorias de los agujeros negros —descubrimiento que se logró hasta 2017—. Para el citado Hogan, este ruido indica que dicho experimento tropezó con el límite inferior de la resolución de los «pixeles» del espacio-tiempo.

En este sentido, la física de los agujeros negros, en la cual el espacio y el tiempo resultan comprimidos, aporta una base para las matemáticas, que demuestran que, quizás, la tercera dimensión no exista. En este dibujo bidimensional del Universo, lo que percibimos como una tercera dimensión sería, en realidad, una proyección del tiempo entrelazado con la profundidad. De ser cierto, puede que la ilusión sólo se mantenga hasta que nuestro equipamiento llegue a ser lo bastante sensible como para hallar sus límites. «No se puede percibir debido a que nada viaja nunca más rápido que la luz», dice Hogan. «Esta visión holográfica es cómo se vería el universo si uno estuviese sobre un fotón».[iv]

Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta idea, ya que sus fundamentos se hallan conformados por matemáticas en lugar de datos puros, como es habitual en la física teórica. Y aunque un Universo Holográfico podría responder muchas preguntas sobre la física de los agujeros negros y otras paradojas, entra en conflicto con la geometría clásica, que exige un universo con caminos continuos y lisos en el espacio-tiempo.

En contraparte, un largo debate protagonizado por Stephen Hawking, en 2011, proporcionó grandes datos a favor de la teoría del Universo Holográfico: el horizonte de sucesos de un agujero negro podría actuar como un holograma, preservando la información acerca del material que es absorbido. Las matemáticas de todo ello también pueden describir cualquier punto en el Universo, lo que significa que el Cosmos entero puede ser visto como un gigantesco holograma, uno que reside en la superficie de cualquiera que sea la forma bidimensional que lo contiene, lo cual es una característica de tales representaciones:

Como se recordará, un holograma se produce mediante la aplicación de un rayo láser a una placa fotográfica especialmente grabada que aparenta tener una imagen en tres dimensiones. Característica especial de un holograma es que cada una de sus fracciones, por pequeña que sea, contiene la imagen total del objeto registrado en la placa. Según [David] Bohm,[v] en el universo «everything is enfolded into everything» de manera continua, algo semejante a un gigantesco holograma en movimiento, un holomovimiento.[vi]

Para 2015, tras cerca de cuatro años de silencio, tuvimos noticias sobre el experimento con el Holómetro del Fermilab, a través de las cuales el mencionado Craig Hogan ahora planteaba que nuestra percepción de un universo tridimensional se basa, en realidad, en partículas cuánticas bidimensionales que van generando la ilusión de espacio y tiempo, ilusión que, como siempre han manifestado los grandes místicos, sería la base del cosmos holográfico que nos contiene. Sin embargo, como anotábamos, en el otro lado del debate, Lee Smolin, del Instituto Perimeter de Canadá, sostiene que la mecánica cuántica sólo está explicando un subsistema de la realidad, no todo el Universo, como, señala, lo hace la relatividad de Einstein.

Para Smolin, todas las interacciones entre partículas subatómicas, objetos en un planeta, estrellas, galaxias y agujeros negros ocurren porque todos nos hallamos unidos por un campo cósmico gravitacional que abarca todo lo que existe. ¿Quién tiene la razón? Los recientes experimentos sobre el entrelazamiento cuántico y la influencia del observador sobre un sistema de partículas parecen dar la razón a la mecánica cuántica, pero todo puede ocurrir incluso si se comprueba la naturaleza holográfica de todos nosotros, quienes estaríamos contenidos, como reza la cosmología hindú, en un sueño de Brahma.

Llegados a este punto, resulta pertinente mencionar otra modalidad del carácter ilusorio de la «realidad». Según algunos investigadores de la Universidad de Washington, es posible probar la idea de que el Universo que nos contiene es una simulación computarizada, concepto popularizado en el filme The Matrix, en un intento por descubrir si acaso habitamos en un universo de bolsillo desarrollado por nuestros descendientes post-humanos.[vii]

Esta posibilidad de un universo informático ya se había planteado hace varios años, gracias a los trabajos del francés Jacques Valleé y, sobre todo, a un libro que en su momento causó revuelo, Física de la Inmortalidad (1997), de Franz J. Tipler, en el que se propone una variación de la teoría de la simulación numérica: en el modelo de Tipler, el Universo, en el momento en que inicie su colapso gravitatorio, o Big Crunch, habrá sido colonizado en su totalidad por los post-humanos, quienes enlazarán todos sus enclaves, creando una computadora cósmica que se transformará en Dios, y esa hiper-computadora rastreará a todos los seres humanos que han existido, convirtiéndolos en software para hacerlos vivir en una simulación eterna que será el cielo, al cual se accederá por libre albedrío; quienes estén «infectados» por algún malware o virus pasarán por un proceso de reparación y limpieza, esto es, el purgatorio, y quienes no deseen acceder a esta «vida eterna», serán «borrados», ergo, terminarán en el infierno.

NOTAS DE REFERENCIA:

[i] Un holograma es una fotografía hecha con luz láser e impresa en una placa o una película sensible que tiene la peculiaridad de producir los objetos en relieve. La imagen parece suspendida en el espacio. Y si se mueve el holograma, la imagen se ve desde una perspectiva diferente, igual que ocurre cuando uno se despalaza delante de un objeto real. Tan convincentes son que parece que se pueden coger con la mano. https://www.azc.uam.mx/publicaciones/miscelanea/num2/hologram.htm

[ii] https://www.huffingtonpost.com.mx/entry/universe-hologram-physicists_n_4428359

[iii] https://www.tendencias21.net/Un-extrano-ruido-detectado-por-el-GEO-600-podria-probar-que-vivimos-en-un-holograma_a2996.html

[iv] https://www.popsci.com/science/article/2010-10/fermilab-building-holometer-determine-if-universe-just-hologram

[v] David Bohm (1917-1992) fue uno de los científicos más destacados del siglo XX. Colaborador de Einstein, es mundialmente conocido por sus trabajos en física cuántica (teoría de las variables ocultas no locales) que dieron pie a un nuevo paradigma científico que pone en entredicho nuestro concepto de realidad. De fuerte compromiso social y político tuvo que abandonar los Estados Unidos cuando los tribunales le exigían que delatara a sus antiguos compañeros del partido comunista. Entre la ciencia y la filosofía, David Bohm es autor de muchas obras destacadas. La síntesis de su pensamiento la ha expuesto en el libro La totalidad y el orden implicado. http://editorialkairos.com/autores/bohm-david

[vi] http://www.letraslibres.com/mexico/borges-bohm-bruno

[vii] http://www.washington.edu/news/2012/12/10/do-we-live-in-a-computer-simulation-uw-researchers-say-idea-can-be-tested/

Carlos Hinojosa*

*Escritor y docente zacatecano

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Previous ¡Hasta luego, Lobos… y Estadio Azul!
Next Aprueba IEEZ registro de candidaturas independientes

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.