Zacatecas capital y el choque de estructuras


En el inicio de un periodo de campañas electorales, seis puntos porcentuales de diferencia no hablan de una elección definida. Al contrario: la lectura es que habrá una competencia cerrada entre los personajes políticos, que se valen de su imagen y trayectoria, bajo el amparo de los partidos políticos (los viejos y los de reciente creación) y, ahora, cada vez con más ahínco, por la vía independiente.

Y así pinta el escenario para la capital de Zacatecas, de acuerdo con el ejercicio estadístico publicado por Truedata en el diario La Jornada Zacatecas.

A unas horas de que inicien las campañas electorales, este domingo 29 de abril, puede decirse que la moneda está en el aire y que la balanza podría inclinarse a favor del representante de la coalición Juntos Haremos Historia, Ulises Mejía Haro, o de Arturo López de Lara, abanderado de la alianza Por México al Frente.

Por el perfil histórico del votante de la capital zacatecana, mismo que en años anteriores ha hecho voto diferenciado con respecto a la tendencia esperada a niveles estatal y nacional, se descarta que el efecto “López Obrador”, que ya cimbra algunas regiones de México, pueda inclinar la balanza a favor de la planilla en la que figura Ulises Mejía Haro.

Lograr la simpatía del electorado dependerá de los operadores políticos de cada uno de los candidatos y pudiera incidir ampliamente la presencia de los aspirantes a una diputación que los acompañarán, lo que funcionaría como un efecto imán.

Tres factores se tornan en contra de Ulises Mejía Haro: el primero es la fractura que vivió la coalición Juntos Haremos Historia, misma que provocó la salida de Salvador Llamas Urbina al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y, con él, toda una estructura política integrada durante más de un año de trabajo en la capital del estado.

El segundo es el vendaval que vive el Comité Ejecutivo Estatal de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ante la misteriosa destitución de su presidente, Fernando Arteaga Gaytán. Los militantes y simpatizantes de este instituto político mandaron un mensaje muy claro hace un par de días, al gritar la consigna: “¡AMLO sí, Monreales no!”.

Y defenderán a su líder hasta donde tope, según han advertidos los fundadores del partido y quienes se partieron el lomo desde abajo para solidificar su estructura.

Otro factor que le sería desfavorable a Ulises Mejía Haro es su escasa presencia entre la sociedad zacatecana… Su perfil más conocido no es el de un hombre de trayectoria política o gubernamental, sino el de un joven empresario.

Sin embargo, sus fortalezas más fuertes radican en la operación política que realizará su padre, Antonio Mejía Haro, ex candidato a gobernador de Zacatecas en 2010, así como en el cobijo que le ofrezca Soledad Luévano Cantú,  candidata al Senado por Juntos Haremos Historia.

El escenario para Arturo López de Lara es diferente. Dos factores lo proyectan como un duro contendiente, y que podría complicarle la elección a la coalición integrada por Morena, PT y el PES.

El primero es su innegable presencia mediática consolidada desde hace ocho años, misma que inició cuando intentó ser presidente municipal de Zacatecas. Desde la regiduría se catapultó a la presidencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN); una vez ahí, logró un boleto para inscribirse en la lista de diputados plurinominales.

El segundo factor que tiene a su favor son los diputados de fórmula que lo acompañan: Verónica Trujillo, ex conductora del noticiero estelar de Televisa Zacatecas, y Rafael Medina Briones, ex secretario particular de Gobierno y ex candidato a la presidencia municipal de Zacatecas.

Esta fórmula, que se ampara en las siglas del PAN, PRD y MC, se perfila como la más competitiva en los distritos electorales que conciernen a la capital del estado.

Sin embargo, tiene como factor en contra que son escasos los operadores políticos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC). En términos reales, las estructuras de acción y promoción de voto de ambos institutos políticos en la capital del estado ya no son ni la cuarta parte de lo que fueron hace un sexenio y medio.

El PVEM, con Cuauhtémoc Calderón Galván, es una incógnita, ya que, tras su disuasión de la alianza con el PRI, se rascará con sus propias uñas, como también lo hará Julio César Nava de la Riva, quien presumió que el PRI tiene  la más fuerte estructura partidista. Eso se verá.

Lo aquí presentado muy seguramente ya es parte del análisis Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas (FODA) sobre ambos equipos políticos.

Porque la elección de la capital tiene sello de la sucesión gubernamental 2021, hay que seguir muy de cerca los movimientos de piezas que, con sus tácticas y estrategias, realizarán la coalición Juntos Haremos Historia y la alianza Por México al Frente en esta partida de ajedrez político que iniciará el próximo.

Carlos Triana*

*Analista político

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Previous ¿Por qué habrá elecciones confiables el 1 de julio?
Next Comienza el 48° Congreso y Campeonato Estatal Charro

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.