¿AMLO destapará a David Monreal?


La última vez que Andrés Manuel López Obrador pisó tierras zacatecanas, la campaña presidencial se encontraba en su apogeo. Era la tarde del 21 de junio, cuando la militancia del líder carismático se reunió en las inmediaciones de la Megavelaria.

En un mitin político que se antojaba de mayor concurrencia, el tabasqueño machacó nuevamente entre sus seguidores la idea de que en Zacatecas se instalaría Diconsa, una comercializadora paraestatal de productos básicos que los mexicanos, prioritariamente en zonas rurales, consumen.

Cualquier operador electoral que se jacte de conocer de despensas está familiarizado con estos productos: maíz, frijol, arroz, azúcar de caña, leche, café, harina de maíz, harina de trigo, sal de mesa, aceite, chocolate, chile, atún, sardina, galletas, pasta para sopa y abarrotes en general.

Justamente son los insumos que se ofertan, a precios preferentes, en las más de 26 mil tiendas de Diconsa del país. Cada una ubicada, prioritariamente, en zonas de alta y muy alta marginación, donde la gente de escasos recursos pueda adquirir productos básicos a precios casi simbólicos.

Iniciada la Cuarta Transformación, Zacatecas dejó atrás el viejo adagio “granero del país”, como lo había presumido Andrés Manuel en sus esbozos de “proyecto alternativo”. Nuestra entidad pasa ahora a ser el centro de distribución nacional de productos básicos.

Llama la atención el viraje que ha dado López Obrador con respecto al futuro que depara a esta entidad. ¿Se convertirá Zacatecas en la alacena nacional? Lo sabremos después del 1 de diciembre.

Donde sí tenemos certezas, debido a la forma en cómo Alejandro Tello Cristerna ha desplegado una estrategia de acercamiento cordial, es en el trato institucional y los puentes de comunicación que estirará el presidente con el gobierno de Zacatecas.

Al día de hoy, el contador ya se ha reunido con cuatro importantes secretarios de Gabinete: Olga María del Carmen Sánchez Cordero (Gobernación), Carlos Manuel Urzúa Macías (Hacienda y Crédito Público), Víctor Villalobos Arámbula (Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) y Esteban Moctezuma Barragán (Educación).

La línea de conducción se ha mantenido exclusivamente en el terreno de las formalidades, y Tello Cristerna aprovechó la oportunidad para aterrizar tres temas de trascendencia en su administración: déficit educativo, seguridad e infraestructura.

Los elementos parecen favorecerle al contador en materia de déficit educativo. Desde el sexenio de Ricardo Monreal Ávila las administraciones estatales han incrementado, sin una base financiera estable, las prestaciones laborales del magisterio. Un problema que ni Amalia Dolores García Medina ni Miguel Alejandro Alonso Reyes lograron subsanar.

Al contrario, en el sexenio de la ex gobernadora, las prestaciones ensancharon sus alcances, y el casi ex director de Fonatur convino en acceder al endeudamiento (práctica que aprendió de Pedro Aspe Armella) para pagar pasivos que crecían con los años, resultando en asfixia presupuestal.

Hoy que Ricardo Monreal y Amalia García comparten desde sus espacios el gobierno de la Cuarta Transformación, su gobierno honesto estará obligado a contribuir con la descentralización de la nómina magisterial hacia la Federación. No habrá manera de esquivar el tema.

Para Tello, el escenario asoma altamente favorable, pues no existe justificación alguna para que quienes iniciaron el boquete fiscal no liquiden un adeudo que recargaron en el bolsillo de los zacatecanos desde hace décadas. Hoy ya son gobierno.

La crisis de inseguridad es una inquietud generalizada para los mandatarios de la Conferencia Nacional de Gobernadores. Dependerá de la estrategia nacional que dé a conocer el presidente electo, así como los mecanismos de coordinación institucional que conllevará, que los gobernadores entiendan su nuevo rol en seguridad.

Previo a ello, vía Jehú Eduí Salas Dávila, el gobernador Tello Cristerna empujó un mensaje puntual: el gobierno federal debe asumir su competencia legal en delitos de alto impacto.

Pero de particular interés será la visita de Andrés Manuel a Zacatecas, por la temprana desestabilización a la que han incitado Ricardo y David Monreal Ávila, iniciando el proceso de sucesión gubernamental desde el pasado 21 de agosto, tiempo en que se supone que la vida partidista debía dar paso a la construcción de gobierno, y no a los juegos subrepticios por el poder.

Prevalece un halo de franqueza rumbo al tercer encuentro de López Obrador con Tello Cristerna, esta vez en la tierra del segundo. Las reuniones tendrán un matiz de unidad y entendimiento, respetando las diferencias. Todo ello en pos del cogobierno que inicia en diciembre.

Aunque no hay que descartar incitaciones políticas de parte de los #YoSoyMonrealista, y su cuñada/diputada/delegada/coordinadora Verónica del Carmen Díaz Robles. Como es costumbre, buscarán suministrar en el público la idea del crecimiento y consolidación de la candidatura de David.

Sin embargo, la agenda está en manos de Andrés Manuel, y el tabasqueño ha mostrado con anterioridad el yugo que impone en Ricardo.

O bien, López Obrador podría dar paso al juego de percepciones de los Monreal e iniciar una rebelión temprana y abierta en Morena Zacatecas. Una señal que no querría enviar, a nivel nacional, a su partido.

#Casualidades: A tiempo decidió Ulises Mejía Haro no insistir en un tema muerto. La concesión del alumbrado público en Zacatecas, pese a contar con un proyecto técnico y el aval de la Secretaría de Energía, como presume el ex director de Desarrollo Económico, Joshua Mendoza Jasso, murió en la Secretaría de Finanzas de Jorge Miranda Castro.

Fue en esa instancia donde se decidió no minimizar el hecho de que la empresa Óptima Energía CELSOL S.A.P.I. de C.V. arrastra al menos una docena de denuncias en municipios de ocho entidades de la República por incumplimiento de contrato y uso inadecuado de materiales requeridos para el alumbrado público. ¡Nada más!

En este espacio se le ha dado puntual seguimiento a las inconsistencias de la empresa de alumbrado, que capitanea el magnate regiomontano Enrique Gómez Junco Blanq-Cazaux, favorecido con distintos contratos millonarios durante la administración de Enrique Peña Nieto.

Ulises ahora estaría abierto al uso de tecnologías verdes, una propuesta novedosa. Le caería bien a su gobierno desgastado tempranamente crear un consejo ciudadano para la renovación de las luminarias, recargado en energías renovables. Necesita cuidar la ruta de sus proyectos.

Twitter: @GabrielConV

Gabriel Contreras Velázquez*

*Analista político

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Previous Despiden a mujer policía acribillada en emboscada
Next Becarán a mil jóvenes fresnillenes para que aprendan inglés

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.