Axis Mundi: Evangelion y la teología cristiana


La última historia es la del sacrificio de un dios. Attis, en Frigia, se mutila y se mata; Odín, sacrificando a Odín, Él mismo a Sí mismo, pende del árbol nueve noches enteras y es herido de lanza; Cristo es crucificado por los romanos.

Borges

Aprovechando que Netflix acaba de agregar en su notable catálogo de anime a la serie de culto Neon Genesis Evangelion (NGE), este 21 de junio del año en curso, parece pertinente comentar algunos de los múltiples aspectos que convirtieron a esta animación en un auténtico parteaguas, a partir de su estreno en el cabalístico 1994. Lo mismo por su exploración con gran tacto de las enfermedades mentales y los traumas piscológicos, como por sus elementos científicos realmente inquietantes y la dirección perfecta de Hidekai Anno, NGE se ha ganado un lugar como uno de los anime más venerados, aclamados y populares de todos los tiempos.

Además, como su propio título lo indica («Evangelio del Neo–Génesis»), con su empleo de elementos e iconografía de la teología judeocristiana, este anime se ha convertido en objeto de fuertes debates y polémicas, tanto entre creyentes del cristianismo como de otras religiones, e incluso agnósticos y ateos. Sabemos que hay entrevistas con la animadora Kazuya Tsurumaki explicando que «el programa no tiene ningún significado cristiano»,[i] al tiempo que, por alguna extraña razón, existe el mito entre los otakus[ii] de que las imágenes cristianas en NGE son superfluas y superficiales. A este respecto, en 1998, el productor de la serie, Hiroyuki Yamaga, comentó que «no sé exactamente por qué [el señor Anno escogió símbolos cristianos]. Sospecho que tal vez leyó algún libro sobre el tema, y había algunos pensamientos que quería expresar al respecto».

En este sentido, la trama de NGE no se plantea como sólo una respuesta emocional a la naturaleza de las relaciones y la existencia humanas, asimismo es un comentario contemporáneo sobre Dios. Es probable que, como cuenta la leyenda urbana, Hidekai Anno empleó a NGE como vehículo para expresar su propia enfermedad mental (la depresión), al tiempo que lo utilizaba para lidiar con sus cuestionamientos sobre Dios, lo cual tiene sentido: la religión puede ser una forma en que nuestras mentes intentan captar lo desconocido. Es posible que las preguntas de NGE sobre la razón de la existencia humana, y la forma en que la búsqueda de tales respuestas parece separar a las personas, son contradicciones y misterios de la vida a los que la espiritualidad puede responder. Y Anno aprovechó a Evangelion para encontrarlas.

Podemos empezar por hacer un desglose de los diversos artefactos, himnos y símbolos religiosos que aparecen en NGE (Alerta de Spoilers): Adán, la extraña entidad que parece ocasionar la catástrofe del Segundo Impacto, es, por supuesto, llamado así en referencia al primer ser humano que Dios creó para poblar Su mundo. En algunas variantes de la mitología hebrea, la primera esposa de Adán no fue Eva, sino un ente femenino llamado Lilith y, en el canon de Evangelion, los ángeles y los humanos descienden de Adán y Lilith, además, por alguna razón, las dos razas están destinadas a oponerse, de acuerdo a lo señalado en los Rollos del Mar Muerto, que la organización secreta SEELE (‘Alma’, en alemán) trata de seguir al pie de la letra

En nuestro mundo, los Rollos del Mar Muerto son una colección de documentos antiguos, al borde de la descomposición, descubiertos en dicha zona de Palestina, los cuales se refieren a situaciones y pasajes (conocidos y desconocidos) tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento de la Biblia. En NGE, Anno extiende las profecías de los Rollos del Mar Muerto para abarcar el destino de la Tierra hasta el Apocalipsis. El Proyecto de la Instrumentalidad Humana que SEELE busca lograr, usando los Rollos del Mar Muerto como un «plano arquitectónico», es la Parusía, por supuesto: la próxima venida de Cristo y la liberación de una humanidad pecaminosa y quebrantada.

El éxtasis para Seele implica unificar a toda la humanidad con el objetivo de eliminar los sentimientos hirientes que las personas se causan entre sí. Por ende, en el episodio especial, El Fin de Evangelion, el protagonista, Shinji Ikari, debe determinar, en última instancia, si su propia ansiedad y frustración con el «dilema del erizo»[iii] vale la pena como para borrar a toda la humanidad. Vivir con dolor o morir en la felicidad es la pregunta que se le hace a un niño de catorce años, deprimido y solitario.

Más aún, Shinji debe tomar esta decisión sobre el destino del mundo en una cruz: él es crucificado y tiene la opción de rescatar o no a la humanidad en un homenaje bastante evidente a la pasión de Jesús. Además, imágenes de crucifijos similares ocurren en múltiples ocasiones a lo largo de la trama de NGE. Los ángeles explotan en cruces brillantes y enormes al ser derrotados, un recordatorio inminente para los humanos pecadores de que el Juicio Final se está acercando. En el episodio 18, en un ingenioso ejemplo de prefiguración literal, una cruz es lanzada sobre el escritorio del padre de Shinji, Gendo. La escena muestra su deseo de tomar las riendas de SEELE, jugar a ser Dios y revivir a su esposa Yui, al tiempo que apunta a la eventual crucifixión de Shinji (el hijo de este «falso Dios»).

Por otra parte, uno de los elementos que más afianza el nexo entre NGE y la teología judeocristiana es la Lanza de Longinus. En el Evangelio de San Juan, la Lanza del Destino (como se le conoce popularmente, gracias a la leyenda que la rodea a partir del interés de Hitler en ella) se clava en el costado de Jesús durante la crucifixión. Durante el clímax de El Fin de Evangelion, Shinji es aplastado contra su cruz con la Lanza de Longinus en la mano, mientras dicta el resultado de la Parusía, con lo cual se sugiere que Shinji Ikari es la imagen que el director de NGE tiene sobre Jesucristo.

Por supuesto que NGE está lejos de ser una adaptación directa de la Biblia, ya que muchas cosas en su trama que no tienen un equivalente bíblico. Puede ser que NGE sea la respuesta de Anno a la idea de Dios y del cristianismo, al combinar las ideas cristianas clásicas con su propia narrativa de monstruos gigantes y tecnología futurista Mecha para encontrar sus respuestas. Recapitulando, SEELE sigue los Rollos del Mar Muerto para producir la Parusía. Al utilizar la Lanza de Longinus como conducto, el objetivo de SEELE es curar la naturaleza herida de la humanidad, la misma con la que lucha Shinji, de un solo golpe.

¿Pero dónde está Dios en el Apocalipsis de SEELE?, ¿dónde está la figura divina que finalmente libera a la humanidad de sus frustrantes insuficiencias? No hay ninguna: Shinji es una anomalía a quien la clon Rei le brinda la oportunidad de salvar a la humanidad. SEELE no ve a Dios en la Tierra porque su mundo es uno en el que incluso los mensajeros de los cielos, los ángeles, son demonios genocidas. El eslogan del organismo paramilitar NERV es «Dios está en su cielo, todo está bien con el mundo», porque NERV es el cielo, y la gente dentro de sus instalaciones está jugando a ser Dios.

Además, la meta de SEELE es continuar la «buena obra» donde Jesús la dejó, y ‘purificar’ a la humanidad de una vez por todas. En este sentido, todo el elenco de Neon Genesis Evangelion, Shinji, Asuka, Misato, Rei, Ritsuko, incluso Maya, todos padecen algún tipo de trauma mental que los paraliza. Su frágil psique no puede soportar la guerra y los sacrificios que se ven obligados a realizar, pero SEELE y NERV no comprenden el alto costo del Proyecto de Implementación Humana. Todo lo que SEELE ve son personas quebrantadas, cuya peligrosa individualidad y pecados deben ser eliminados por el bien de la mayoría, tal y como Dios hubiera querido.

En el mundo de NGE todos están rotos. Los críticos del anime a menudo citan la absurda noción de que la cantidad de «tronados de la mente» en el reparto es una marca de pésimo desarrollo de personajes. Sin embargo, la verdad de que los personajes de Evangelion están tan quebrados como una señal de que la humanidad es pecadora. SEELE piensa que el ser humano está roto, lo mismo que Anno, y Shinji ciertamente lucha por encontrar la felicidad en ese mundo.

Humillada por el Segundo Impacto y repentinamente temerosa por su supervivencia, la humanidad se vuelve hacia sí misma en busca de respuestas. Gendo busca revivir a Yui, mientras SEELE se encarga de hacer lo que cree que Dios habría hecho. El mundo se militariza intensamente, y los padres literalmente cortan sus lazos con su familia para unirse a la lucha armada contra los ángeles. El sombrío predicamento que se percibe en NGE probablemente refleje los pensamientos suicidas y las incertidumbres de Anno en ese momento de su existencia.

Desde las interminables corrientes de estadísticas hasta la forma calculadora en que NERV conduce sus asuntos, la creencia en Dios o incluso en el alma y el amor no se encuentra en ninguna parte. La humanidad es grotescamente violada cuando Rei es clonada una y otra vez, así como cuando los niños preadolescentes se convierten en cómplices de la guerra. Las reacciones de Misato frente a la verdad detrás de Rei, el abierto rechazo de Shinji ante la cruel manera en que se le implora que sacrifique su vida, y la lucha cotidiana que la labor dentro de NERV causa entre todas las relaciones interpersonales de NGE, apuntan al hecho de que la dimensión espiritual está ausente en el mundo de Neon Genesis Evangelion. Todos los personajes se sienten equivocados sobre lo que deben hacer, pero continúan su agonizante lucha en nombre de las retorcidas intenciones de SEELE.

Para el nuevo Dios de la humanidad, esos líderes intrépidos, que tienen demasiado miedo de hacer cualquier cosa, menos de matar a todos, sólo son parte de la Solución Final. El optimismo, la fe y la filantropía han muerto. El instinto de supervivencia y el miedo son los que permanecen ante la estela de los ángeles que avanzan. Y la solución de SEELE es acabar con toda esta negatividad eliminando las barreras entre las personas. Incluso las irregularidades dentro de su sistema, como Gendo y Naoko, son impulsadas por deseos egoístas.

La humanidad está contra las cuerdas no sólo porque considera a los ángeles como una señal de su inminente perdición, sino porque esa condena les ha hecho tomar conciencia de sus defectos, a medida que la lucha por la supervivencia saca lo peor de todos. Así que la Instrumentalidad Humana es la única opción para un pueblo desesperado y sin espíritu. Frente a este callejón sin salida llega Shinji: abandonado en el mundo con el mensaje de su madre de que «mientras vivas, hay esperanza», se abre camino a través de los ambientes hostiles de su propia mente y sus colegas de NERV.

Lo intentará hasta el final, está dentro de la naturaleza humana ser amado, como Misato reconoce en el episodio 5, no importa cuánto pueda doler esa búsqueda del amor: tal es el dilema del erizo. Shinji vive, y así, incluso en su deprimida confusión existencial, todo lo que realmente busca es el abrazo incondicional del otro. Un abrazo sin condiciones que nunca sintió de parte de su difunta madre, de su padre ausente, de su madre sustituta, de su frío compañero de clases: son miembros de la Generación del Impacto, resultado de un tiempo de terror e incertidumbre.

Todos en NGE apenas son capaces de amar, por lo que están tan desamparados que no pueden ofrecer un respiro a sus compañeros que luchan. Sin embargo, aún buscan el calor del otro. Aunque sin ser conscientes de ello, Shinji y Asuka sienten un profundo afecto mutuo; Misato ama a Kaji y a Shinji; incluso Rei encuentra su corazón reconfortado por Gendo y Shinji. Pero están demasiado quebrantados para consolarse mutuamente, son demasiado humanos para conectarse realmente. Es por ello que SEELE está tratando de forzar la conexión, por tanto, dicha organización le da la espalda a la fe, el amor y la espiritualidad para tratar de jugar a ser Dios.

En el cristianismo, Jesús es el redentor de la humanidad: no propone borrar los límites individuales para eliminar las emociones negativas, sino que aboga por el perdón. Su sacrificio en la cruz es el símbolo más importante para los cristianos, porque demuestra que, aunque los humanos pueden caer en el peor de los abismos, vale la pena redimirlos. Llevó sobre sí la corona de espinas de la humanidad y les brindó a sus perseguidores amor y aceptación, porque Él creía en la capacidad del ser humano para redimirse a sí mismo. «Mientras vivas, hay esperanza», le dice Yui a Shinji, una alegoría de la Virgen María mientras le indica a su hijo el Gran Plan.

A Shinji le lleva mucho tiempo alcanzar las convicciones que Jesús tuvo desde su infancia. Shinji sufre y lucha, pero finalmente se da cuenta de que sus propias faltas e imperfecciones son tan culpables de su miseria como las de los demás. Luego, a medida que el falso éxtasis de SEELE se despliega y los cuerpos comienzan a perder sus formas físicas para convertirse en una masa de sustancia viscosa primordial, Shinji se fusiona con Rei Ayanami y, en esta combinación literal de sus cuerpos, él llega por fin al desenlace de su solitario dilema. Cuando Shinji se fusiona literalmente con Rei, se convence de que vale la pena dar otra oportunidad a la humanidad, a pesar de todos sus defectos.

Ciertamente, todos estamos quebrantados de un modo u otro, pero SEELE se equivoca al descartar el amor por completo y tratar de borrar la individualidad. Shinji finalmente experimenta una conexión espiritual no adulterada en el estado físico, por coincidencia, en el peor escenario en el que tendría que sentir tales sensaciones, y se da cuenta de que todo puede estar bien. Anno, Shinji y Neon Genesis Evangelion reconocen las faltas de la gente, las maneras en que sus peculiaridades individuales hacen que se lastimen entre sí, se alejen unos de otros y se pierdan en la desesperación. Y al igual que Jesús, NGE acepta las faltas de la humanidad, pero sigue adelante con la esperanza de redención. Porque está bien ser un humano, así que debemos seguir adelante.

Por eso Shinji restaura la forma individual de cada uno, porque borrar las cosas que nos separan no es la respuesta: la felicidad viene de superar las barreras y encontrar la unión espiritual en un estado físico. Mientras la humanidad persista en defender su individualidad, el amor todavía tiene una oportunidad. Esta resolución es notablemente similar a la de Jesús, quien fue un hombre que vivió los dilemas de la humanidad de primera mano, desde su nacimiento como un emigrante, en un pobre pesebre, hasta su injusta crucifixión. A pesar de todo eso, nunca perdió la fe en la presencia divina que creía que podía guiar a la humanidad hacia algo más grande.

De esta forma, Shinji emerge en las horas más oscuras de la humanidad y sufre a través de lo que Anno considera las mayores luchas del ser humano. Y a través del ritual divino, reafirma su compromiso con el valor de la humanidad, a pesar de todo su pecado y dolor. Así como Jesús antes que él, Shinji lleva el peso de estos pecados sobre sus hombros y es llevado a la muerte en la cruz debido a los planes de aquellos que han perdido la fe. Pero cree lo suficiente en la gente como para elegir la redención ya que, después de todo, «mientras vivas, hay esperanza».

Aunque el niño que acaba de ser tocado por la divinidad estrangula de inmediato a la que, para él, encarna la frustración paradójica de las imperfecciones humanas, las cuales chocan con un deseo confuso de aceptación, «el dilema del erizo», todavía hay esperanza. Es por eso que la última toma de El Final de Evangelion encuentra a Asuka amortiguando la cara de Shinji. Su humanidad limita su capacidad de alcanzar la comprensión mutua, pero hay una esperanza para el amor, una esperanza donde Anno coloca sus pensamientos finales sobre Dios y el espíritu.

Hideaki Anno, a través de su depresión, trata de responder a una religión que habla sobre el optimismo y la redención en un mundo que, tanto para él como para Shinji, no parece tener esperanza, sin embargo, ésta persiste porque el espíritu humano aún posee valor. Y fue el joven deprimido e inseguro quien resultó ser el redentor de la humanidad. Si el Dios de Anno está vivo en alguna parte, es en las personas, quienes toman decisiones valientes para revertir el destino del mundo. El mensaje de Hideaki Anno es que la humanidad probablemente nunca será perfecta, pero si no olvidamos el amor en el que Shinji llegó a creer, el que Jesús predicó una vez, podremos salir adelante.

Notas de referencia

[i] https://www.reddit.com/r/evangelion/comments/7ckftf/evangelion_is_a_christian_anime/

[ii] En japonés, el término se refiere a una persona apasionada por un tema, sin embargo, tal concepto se ha hecho internacional al aplicarse a los grandes aficionados al manga y al anime: https://definicion.de/otaku/

[iii] El ‘Dilema del erizo’ es una parábola escrita en 1851 por Arthur Schopenhauer: en un frío día de invierno, una manada de erizos se juntan para resguardarse de la helada gracias a su propio calor, amontonándose unos encima de otros. Pero sucedió que se pincharon entre ellos y el dolor fue tal que tuvieron que separarse rápidamente, con lo que otra vez sintieron frío. Así que entre el peligro de morir de frío o de hacerlo por el dolor que se infringían mutuamente con sus espinas, acabaron encontrando la distancia correcta, aquella que les permitía no morir de frío y no hacerse demasiado daño, de manera que el frío y el dolor fuese soportable. https://cafeleeria.org/2012/12/24/el-dilema-del-erizo/

Carlos Hinojosa*

*Escritor y docente zacatecano

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 17
    Compartido
Previous Cine-concierto en Fresnillo con música de Queen
Next Se requiere acreditación en recursos contra sujetos obligados