Escultor fresnillense crea réplica de La Divina Tríada


FRESNILLO. En Bir Wereb, cerca de la ciudad Palmira, en Siria, se encontró una escultura que muestra a Ba’alshamin, deidad suprema de los pueblos semitas del oriente del Mediterráneo. A sus costados izquierdo y derecho tiene dos dioses menores, Aglibol y Malakbel.

La investigación histórica de esta pieza arqueológica determinó que se construyó en el siglo I de nuestra era. Es conocida como La Divina Tríada y actualmente es una de las 460 piezas de arte que se exhiben en el Museo del Louvre, ubicado en París, Francia.

A petición de un particular aficionado a la Historia, hoy en día se elabora una réplica de alta calidad de esta escultura en un taller del Ágora José González Echeverría, la máxima casa de la cultura de Fresnillo, Zacatecas.

Este trabajo corre a cargo de Diego Eduardo Díaz Campos, un diseñador industrial y escultor fresnillense, quien desde temprana edad se inició como creador artístico y continúa en proceso de formación.

La pieza y su valor histórico

De acuerdo con la Historia, en Siria, un gran número de divinidades estuvo representado en atuendo militar. Este fenómeno fue particularmente notable en la ciudad Palmira.

Sobre el contenido de la pieza se puede decir que la coraza laminar se inspiró en Oriente helenismo. Su estilo es anterior a la coraza muscular Romano, que sustituyó la coraza helenística en el siglo I de nuestra era.

Al centro está tallado Ba’alshamin con pelo lacio porque era una característica de las esculturas antiguas; la Luna creciente, colocada en el mismo nivel que el halo y no a nivel de los hombros.

La redondez de los cuerpos y los ojos saltones indican que esta escultura se remonta a la primera mitad del siglo I de nuestra era.

“Este trío fue el producto de un sistema de creencias oficiales y sus diversas fuentes de inspiración –parto, helenístico y romano– ejemplifican claramente el arte original e híbridos de Palmira”, se establece en el portal de Internet flickr.com

Un trabajo lo más exacto posible

Con base en el barro, el escultor fresnillense Diego Eduardo Díaz Campos elabora una réplica en tamaño real de esta pieza arqueológica, y para lograrlo, tomó como referencia las medidas que indica la ficha técnica de esta escultura exhibida en el Museo del Louvre.

También realizó una impresión en tamaño real de la pieza para usarla como referencia. Con estas guías tomó medidas de los detalles de las tres deidades y hacer una réplica lo más exacta posible.

El escultor expuso que su trabajo no está concluido, está en la etapa de detalles y las texturas de este ejemplar artístico.

Luego creará un molde sobre el modelo. Éste será vaciado en cemento y en barro para observar cuál de ambos materiales da una mayor fidelidad a la escultura original, particularmente en lo que se refiere a color, dureza, textura y apariencia en general.

Este proceso podría llevar unos días más porque el objetivo final es entregar a quien la solicitó una réplica lo más exacta posible en tamaño, peso, forma y fondo, según refiere en entrevista.

El escultor fresnillense asentó que el taller en el que trabaja tiene el objetivo de experimentar principalmente en técnicas cerámicas con fines artísticos, mismo que es coordinado por artistas de vasta experiencia y conocimiento en la materia.

Si bien el trabajo no está terminado aún y se reserva el nombre del aficionado a la Historia que solicitó una réplica de La Divina Tríada, ya se comenta en los círculos artísticos de Fresnillo sobre este trabajo artístico de alta calidad.

Carlos Triana / Tropicozacatecas.com

Síguenos en Facebook: Trópico de Cáncer Noticias

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Previous Axis Mundi: Leone–Morricone, “Por un puñado de notas” (II)
Next Portadas de diarios impresos Zacatecas 17 septiembre 2018

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.